Skip links

Teams para todos, opción en cabeza

Quedan muy pocos que no hayan probado Teams. Las circunstancias generales y el despegue de las reuniones online no podrían haber llegado en mejor momento para este producto de Microsoft que apareció tarde, pero amenaza con conquistar el mercado.

Como siempre, el gigante de Redmon hace girar su apisonadora comercial y recupera el terreno perdido, con la inestimable ayuda de su también omnipresente suite de productividad, Office 365. Lejos queda atrás aquél intento fallido de convertir Skype en una alternativa profesional, ahora reducido a simple funcionalidad de Teams.

Pero los aires han cambiado. Porque hablamos de una plataforma de colaboración corporativa con múltiples posibilidades que permite a los equipos video reunirse, chatear, enviar mensajes, intercambiar ideas, compartir documentos, con mínima dificultad de uso. Por eso, es más que una mera aplicación, y hablamos de una plataforma con múltiples posibilidades y funciones, frente a la mono-funcionalidad de Skype

También es cierto que requiere cierto apoyo de los administradores de Office 365, para crear grupos y canales o experimentar formas de colaboración, aunque su descarga e instalación, en móvil o escritorio, resulta similar a un documento Word o tabla de Excel.

Cuando se descarga, Teams busca en primer lugar miembros potenciales del equipo en las direcciones de correo electrónico de la organización. La información de contacto externa se recopila de la propia lista de contactos de Outlook y la del calendario también se extrae de Outlook, otra función de Office.

La teoría y el plan estratégico general de Microsoft para Office 365 y Azure es que las empresas modernas operen con una fuerza laboral móvil, y siempre conectada, gracias a su presencia permanente. Para ser productiva y eficaz, esta fuerza laboral en movimiento necesita una plataforma de colaboración capaz de accederse por cualquier dispositivo, en el momento y lugar que se prefiera.

Microsoft Teams es su solución a la coordinación de equipos móviles, pero también a las reuniones a distancia entre compañeros, socios y clientes. E incluso puede convertirse en un entorno de negocios.

Para aquéllos que aún recurren a Skype, el siguiente paso evolutivo será Microsoft Teams y, después de una mínima formación, descubrirán cuánto han aumentado sus posibilidades y funcionalidades, para crear entornos de educación o trabajo en común, diseñar fácilmente encuestas o realizar múltiples acciones más.