Skip links

¿Qué es el ciber seguro?

Los ciberataques de todo tipo son un problema cada vez mayor para todas las organizaciones y muchas están recurriendo al llamado cyber insurance o ciber seguro, como medio de protección contra algunos de los efectos de un incidente. Pero, ¿en qué consiste y cómo funciona, lo necesitan todas las empresas?

En esencia, se trata de un simple seguro de responsabilidad, pero enlazado con la actividad en el ciberespacio. Es decir, una póliza que protege a las organizaciones de las consecuencias de los ataques o amenazas cibernéticas de la piratería.

Tener una póliza de seguro cibernético permite a una empresa minimizar la interrupción del negocio, durante un incidente, y sus secuelas. Es decir, cubre potencialmente las pérdidas de recursos, como consecuencia de ataques externos.

En resumen, un contrato con una aseguradora para protegerse frente a pérdidas relacionadas con incidentes informáticos, o ​​en la red. Sin embargo, hay cosas contra las que el seguro cibernético no protege y las organizaciones deben asegurarse de comprender qué cubre, y qué no, este seguro.

Porque este producto no cubre todos los peligros, ya que la empresa también es responsable de su propia ciberseguridad y no puede transferir todo el peso de su seguridad a una aseguradora.

¿Quién lo necesita?

Cualquier empresa con recursos online, que envíe o almacene datos electrónicos, y cualquier organización que dependa de la tecnología para su operativa. Es decir, casi toda entidad privada o pública.

Los datos personales privados, como los de contacto de los clientes o el personal, la propiedad intelectual o la información financiera, son todos recursos confidenciales, y potencialmente lucrativos para los ciberdelincuentes.

¿Qué tipos de ataques se pueden asegurar?

Pueden cubrir muchos tipos de incidentes, pero en este momento los más comunes son el ransomware, los ataques de fraude de transferencia de fondos y las estafas a través de correo electrónico comercial.

¿Cuánto cuesta?

El coste de la póliza depende de varios factores diferentes, incluido el tamaño de la empresa y los ingresos anuales. Otros aspectos a considerar pueden ser el tipo de sector económico, los datos a tratar o las medidas de seguridad general de la red.

Las organizaciones con una seguridad TIC deficiente, que ha sido ya víctima de la piratería o ha visto violados sus datos, tendrá que pagar más por una póliza de seguro que otra de buena reputación.

Por ejemplo, los seguros para entidades sanitarias o financieras serán exponencialmente más caros que los de otros sectores menos sensibles.

¿Qué supuestos se suelen cubrir?

Hay tantas opciones como proveedores de seguros, pero en general, es probable que la cobertura del seguro cibernético cubra los costes inmediatos asociados a un ciberataque, incluida su recuperación, análisis forense del sistema o costes de defensa legal y reparación a clientes.

Algunas compañías incluso cubren el coste del rescate, en caso de ramsonware, a pesar de que las autoridades no lo recomiendan. También se suelen cubrir estafas de phishing, pero siempre debe estar convenientemente detallado en la póliza que se suscribe, saber exactamente en qué consiste la garantía y qué riesgos atiende, si se incluyen ransomware, phishing y ataques DDoS.

¿Qué no cubre el ciber seguro?

Algunas cosas que podrían ser importantes para las organizaciones, como el daño financiero causado por la pérdida de la propiedad intelectual o los costes de reputación consiguientes a sufrir un ataque, no estarán cubiertas y deberán ser siempre responsabilidad de la empresa o entidad.

This website uses cookies to improve your web experience.