Skip links

La video colaboración está muy consolidada a escala global

Las herramientas de videoconferencia y las soluciones basadas en la nube ya son un lugar común en la mayoría de las organizaciones mundiales. Su uso está muy extendido entre sus profesionales y apenas se estima que un 2% de las empresas a escala global no dispone de ellas. Hoy en día, los espacios de trabajo son muy digitales y están hiperconectados, aunque la ingente oferta de herramientas, soluciones y servicios arroja diferencias entre proveedores.

Por ejemplo, el ranking de apps de video colaboración parece consolidado a estas alturas, cuando la mayoría de las organizaciones a escala global ha elegido esta forma de relación laboral en su día a día. Según los últimos análisis de mercado, esta clasificación está liderada por Microsoft Teams (73%) y Zoom (63%), con Cisco WebEx (21%), Google Hangouts (16%) y Skype Meet Now (11%) detrás, a considerable distancia.

En lo que respecta a las suites de oficina basadas en la nube, casi tres cuartas partes de los encuestados prefieren Office365 (73%), y Google Workspace es elegido por uno de cada cinco usuarios consultados (20%). En cuanto a almacenamiento en la nube, OneDrive ocupa la primera posición, con un 67%, a muchos usuarios de distancia de Google Drive (33%) y Dropbox (22%).

La principal barrera de entrada a estas soluciones sigue siendo su coste, aspecto que es identificado en todos los casos como el gran freno para su adopción, ya que la satisfacción de los usuarios que las han probado ya supera el 76%, una muy amplia mayoría que no está dispuesta a cambiar de proveedor.

Bien es cierto que aún hay muchas empresas que no cuentan con herramientas de gestión de equipos (41%); software de gestión de contraseñas (39%); infraestructura de escritorio virtual (35%); herramientas de gestión de proyectos (28%); soluciones de comunicación en equipo (27%); nube privada (21%); almacenamiento en la nube (7%); VPN (23%); y suites de oficina basadas en la nube (6%); frente al escaso 2% de compañías que no cuentan con herramientas de videoconferencia, lo que indica que esta forma de relación se ha consolidado a escala global.